El deporte en tu vida

Hacer la cantidad adecuada de ejercicio puede aumentar tus niveles de energía e incluso ayudarte a encontrarte mejor desde el punto de vista emocional.
El ejercicio es bueno para todas las partes del cuerpo, incluyendo la mente, pues hace que el cuerpo produzca endorfinas, unas sustancias químicas que nos hacen sentir en paz y felices. El ejercicio puede ayudar a algunas personas a dormir mejor. También puede ayudar en los problemas de salud mental como la depresión leve y la baja autoestima.
Practicar ejercicio quema calorías y te permite mantenerte en forma y con un peso saludable de acuerdo a tu físico. Además reduce el riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes tipo 2 y la hipertensión arterial. Varios estudios demuestran que los ejercicios que implican cargar el propio peso ayudan a mantener los huesos fuertes.
Una rutina de ejercicio físico bien equilibrada consta de tres componentes: ejercicio aeróbico, ejercicios de fuerza y ejercicios de flexibilidad.
El ejercicio aeróbico es cualquier tipo de ejercicio que hace que el corazón lata más rápido y que los músculos utilicen oxígeno.
Los ejercicios de fuerza son aquellos que se enfocan en fortalecer los músculos del cuerpo, aumentando su volumen y mejorando la manera en que funcionan.
Los ejercicios de flexibilidad permiten que los músculos y las articulaciones se estiren y doblen con mayor facilidad, evitando lesiones como los esguinces o las distenciones.
Como ves, hacer ejercicio trae todo tipo de beneficios para tu salud y tu cuerpo, pero a pesar de que es una forma maravillosa de mantener un peso saludable, estar muy enfocados específicamente en perder peso tampoco lo es.
Haz ejercicio y mantente en forma, pero siempre cuidando y tomando las precauciones necesarias. Consulta a tu médico para que te haga un examen general y determine qué rutina es la mejor para tu estado físico.